Chile, el nuevo Venezuela